Sobrenatural



Nibiru


Es evidente que el conocimiento humano de las cosas y del mundo en general no arrancó antes de ayer sino que viene de antiguo, tan antiguo como la propia humanidad. Hoy en día se prescinde de dicho conocimiento por entenderlo obsoleto, derogado, no acorde con la racionalidad o con la "ciencia" derivado de un pensamiento mágico, mítico o religioso y como tal carente de sentido en la sociedad del S.XXI, consiguiéndose así un propósito que solo sirve a un interés dominante. Hoy por hoy se "descubre" todo. Lo antiguo se hace nuevo si ha pasado el tamiz de la nueva era. La fenomenología extraña, caracterizada por su transversalidad, como puedan ser los milagros, apariciones, existencia de otras entidades y un largo etc, como no pertenecientes a una rama "académica" del saber se excluyen por sistema y conllevan el escarnio y la pena del ridículo público llegando a encontrar naturalmente solo la aceptación de una minoría verdaderamente escéptica. La indicada exclusión se reconduce a círculos esotéricos o marginales con comportamiento estrafalario, de existencia permitida si es que no causan molestias, empero solo las personas abiertas a la elucubración pueden realmente extender el conocimiento.

La teoría o hipótesis es a la práctica como el pez al anzuelo. Estoy esperanzado en lo que ha de venir. Busquemos la preparación, porque al fin y al cabo los hechos no pueden demorarse mucho. La Virgen en Medjugorje proclama un tiempo de vigilia y eso es lo que verdaderamente nos tiene que importar.

El Sr.D. Antonio Yagüe ha hecho un trabajo colosal pero, como humano, no es infalible. Sin embargo, como mínimo, nos alerta sobre hechos que sucederán al cabo para que nos preparemos y mantengamos las lámparas encendidas porque ha identificado los signos de los tiempos. Y para mi, ha interpretado las escrituras desde un punto de vista realista, racional, coherente con la fe y, como laico, diferente del que nos ofrecen muchos sacerdotes. En definitiva, ha hecho uso de sabiduría es decir la amalgama de libertad de pensamiento, conocimientos de distintos órdenes, verdadero sentido común, esfuerzo con fe, tesón para divulgarlo y valentía demostrada todas ellas virtudes orientadas por un recto fin. De hecho intento salir al paso de una serie de comentarios distribuidos por la red que tratan desmerecer sus trabajos sencillamente porque las hipótesis no les encajan y así, he leído que hay quien espera bailes del sol y otros hechos que denominan sobrenaturales. En ese sentido quiero resaltar, por mi parte, que las cosas son como son y Dios se manifiesta de continuo en nuestro mundo para aumentar nuestra fe, sin perjuicio de que, en determinados acontecimientos, haga lo que es su voluntad. Por decirlo de otra forma, Dios puede valerse de fenómenos "sobrenaturales" o "naturales" pero, en estos, nos manifiesta su voluntad tanto como lo hace con los primeros, porque los sobrenaturales se vuelven "naturales" y a la inversa, de forma y manera que dicha distinción carece de sentido. En buena medida pienso que en esto consiste la fe. Hay quien ve la pura y simple existencia como un milagro y hay quien se pasa la vida esperando a que suceda. Así pues, desde mi punto de vista, no esperemos cosas extrañas sino solo la propia naturaleza gobernada por su Creador.

Tan sólo recordar que "En aquel tiempo, Jesús decía a la gente: «Cuando veis una nube que se levanta en el occidente, al momento decís: ‘Va a llover’, y así sucede. Y cuando sopla el sur, decís: ‘Viene bochorno’, y así sucede. ¡Hipócritas! Sabéis explorar el aspecto de la tierra y del cielo, ¿cómo no exploráis, pues, este tiempo? ¿Por qué no juzgáis por vosotros mismos lo que es justo? Cuando vayas con tu adversario al magistrado, procura en el camino arreglarte con él, no sea que te arrastre ante el juez, y el juez te entregue al alguacil y el alguacil te meta en la cárcel. Te digo que no saldrás de allí hasta que no hayas pagado el último céntimo».(Lc 12,54-59)


Volver