Mundo real, mundo virtual



Mundo


Antes de la aparición de las redes sociales, si no recuerdo mal, una de las críticas que se hacían del uso excesivo de internet consistía precisamente en el supuesto abandono de las relaciones sociales en favor de un aislamiento recalcitrante.

Ahora, entiendo que esa crítica ha languidecido  pues lo que ha sucedido es justamente lo contrario, las redes sociales han abierto una multiplicidad de relaciones, que de otra manera, a buen seguro, hubieran sido imposibles de producirse, revolucionando la manera en que nos comunicamos.

Sin embargo,  Ramiro Pinto cita a Herbert Marcuse  para decir que “en sus ensayos políticos describe cómo la sociedad industrial reprime a través del consumo.” Y añade: “Podemos deducir que la sociedad tecnológica, hoy, lo hace mediante la conciencia virtual”(...) “estamos más controlados, más solos, más ajenos a una realidad que nos desborda”

Pienso que, lamentablemente es muy probable que sea así, pero esto se debe en mayor medida a que, una sociedad constituida por seres egocéntricos, no es capaz de ponerse en el plano de la comunicación aunque goce de todo tipo de medios para hacerlo, porque ésta, verdaderamente, es susceptible de producirse mediante la utilización de un nuevo canal que engloba otras formas de comunicación existentes tanto inmediatas como diferidas en el tiempo. Lo que falla son los emisores, los receptores, el contexto ...

Ahora bien me da por pensar que existe un intento deliberado de distinguir de manera artificial el mundo real (la vida cotidiana) del mundo virtual (digital). Se insiste en efectuar una rígida separación para tratar de forma diferenciada los nuevos problemas que el avance de las nuevas tecnologías suscitan en nuestra manera de comprender la realidad. Pero es que la realidad es única y compleja, no admite diferenciaciones de ese calado. No puede haber un orden distinto según estemos dentro o fuera de la red.

A modo de ejemplo y de forma muy resumida, puedo citar :

  •  El derecho a la intimidad, ha adquirido unos perfiles renovados en la era tecnológica, es decir ha sufrido una mutación que es fruto, a mi parecer, de la confusión entre los derechos a la libertad y a  la intimidad. Según  A. Pérez Luño se ha producido una metamorfosis del concepto de intimidad desde la esfera intrasubjetiva del ensimismamiento a la intersubjetiva del control de datos personales.(autodeterminación informativa). La autodeterminación informativa es una falacia basada en ese egoismo socializante del que hablaba y que es fruto del pensamiento de la modernidad. A pesar de tachada de artificiosa, abstracta e irreal considero que la teoría de las esferas de la jurisprudencia constitucional alemana constituía un esfuerzo notable en la construcción de una tutela inversamente proporcional a la dimensión social de la conducta pero claro, no solventa, el problema del egocentrismo porque está fundada en la objetividad
  • En el debate sobre el acceso a internet como derecho fundamental ,estoy con Vint Cerf en el convencimiento de que el acceso a internet no debería constituirse en un derecho fundamental pues la red es sólo una herramienta tecnológica que habilita la posibilidad de que se ejerciten otros derechos fundamentales, como el derecho a la libertad de expresión o el derecho a la información” 

Volver