La física del mal



En primer lugar, el género humano no es la suma de individuos aislados sino que, entre cada uno de ellos, hay constituida una malla de enlaces o sinapsis. Quede claro que no me refiero ni a las relaciones sociales, ni a los vínculos de parentesco, ni al sentimiento de pertenencia a una comunidad sino más bien al modo en que los átomos se unen entre si para formar diversas sustancias o la manera en que trabajan las redes neuronales a los fines de la conciencia. Constato que, de las interacciones fundamentales de la física, junto a la nuclear, electromagnética y gravitatoria, se han omitido las de orden moral si bien todavía no han sido descubiertas sus partículas elementales aunque Ronald DWorkin las llame "morones" en su libro"Justicia para erizos"

Pero, ¿de dónde surge el mal?. Es endógeno y claramente surge del corazón del hombre. El mal del mundo procede del hombre en un proceso a través del cual la maldad es finalmente expelida como fruto de la acción deliberada o como resultado de la incontinencia verbal, cobrando vida independiente si bien, la energía liberada, que está firmada, puede ser identificada a través de las diferencias en la longitud y espesor de las trazas que deja a su paso y que se propaga, en múltiples direcciones, a través de esa malla de enlaces. Es, en esencia, una fuerza “maligna”, una energía “negativa” que se multiplica en sucesión geométrica según las leyes que rigen la naturaleza. Es decir, sus efectos se reproducen indefinidamente en caótica inercia, en nefasta causalidad.

Pero, ¿dónde se detiene? ¿cuándo se interrumpe? El mal puede ser absorbido por una fuerza más poderosa sí, quien sufre sus consecuencias, “carga” con sus devastadores efectos. Se trata del proceso inverso mediante el cual, el corazón de un hombre, aprehende en su intensidad, esa fuerza en tránsito imparable, deteniéndola, neutralizándola por asimilación. En definitiva, se trata de una transformación que se produce en la fragua alquímica del corazón. Para que el bien triunfe es necesaria la conversión


Volver