Algo

Estoy tratando de escribir algo que me sirva de consuelo y no lo hallo, centrado como estoy conmigo mismo en un bucle de desgarradora soledad mientras afuera la vida continúa impertérrita, como si no hubiese pasado nada. Intenté sumarme a ella y deambulé extraviado en busca de no sé qué quimeras como queriendo evadirme del peso de la existencia inmerso en una vorágine autodestructiva. Gracias a Dios la cordura va regresando lentamente al tiempo que, calmadamente, acato mí situación. Ahora puedo volver la mirada hacia atrás y contemplar con más serenidad lo acontecido. Busqué el amor perdido entre los más cercanos y no lo hallé, también entre desconocidos y hasta en los lupanares y, aunque encontré consuelo, no era lo qué yo buscaba. Ahora sé que no puedo restaurar las cosas al ser que tuvieron, más, entre sollozos, solo puedo sentirme agradecido.


Volver